Cara Sucia es una vuelta a los orígenes, a la tierra que vio nacer a los hermanos Durigutti, donde pasaron su infancia con muchos momentos felices. Como esas historias de sobre mesa y esas pequeñas cosas que nos vuelven a reconectar con el lugar de dónde venimos, así son estos nuevos vinos, simples y amenos. Un viaje en el tiempo y una nueva mirada sobre las variedades del este mendocino, otra cara de la vitivinicultura argentina.

Vino tinto con aromas a frutas rojas como la guinda fresca madura, hierbas secas y romero. En boca combina taninos amables y frutados con una marcada acidez. Un estilo moderno para reinterpretar la tradición.

 

VIÑEDOS:

Viñedos origen: Rivadavia, Mendoza.

Altitud del Viñedo: 450 m.s.n.m.

Año de plantación del viñedo: 1940

Densidad de plantación: 3300 plantas por hectárea.

Rendimiento: 7000 kilos.

Conducción: parral.

Manejo del viñedo: orgánico 100%, riego a manto.

Suelos: limosos arenosos.

 

ELABORACION

Variedad: Bonarda, Syrah, Sangiovese, Cardinale, Beiquiñol,

Barebera, Buonamico. Cofermentación del mismo viñedo.

Fecha de cosecha: primera quincena de abril 2019.

Cosecha: manual.

Recepción en bodega: en cajas de 18 kilos.

Maceración: en frio durante 3 días a 10°C.

Fermentación alcohólica: con levaduras autoctónas

durante 22 días a temperatura controladas de 22-23°C en

huevo de cemento sin epoxy.

Fermentación maloláctica: en huevos de cemento por 25

días a 23°C.

Crianza: en huevos de cemento durante 7 meses.

Embotellamiento: enero 2020. Este vino no ha sido

filtrado ni clarificado.

Alcohol: 13,9%

Acidez total: 5.58

Ph: 3.58

Azúcar residual: 1,92

 

NOTAS DE CATA

Vino tinto jugoso y brillante, sin madera pero con buena

textura, taninos suaves y notas de frambuesa y cereza roja.

Temperatura recomendada para consumirlo: 12º-14º C.

Enologos: Héctor y Pablo Durigutti.

 

DESCARGÁ LA FICHA TÉCNICA

 

 

Cara Sucia Cepas Tradicionales

$10.900,00
Cara Sucia Cepas Tradicionales $10.900,00

Cara Sucia es una vuelta a los orígenes, a la tierra que vio nacer a los hermanos Durigutti, donde pasaron su infancia con muchos momentos felices. Como esas historias de sobre mesa y esas pequeñas cosas que nos vuelven a reconectar con el lugar de dónde venimos, así son estos nuevos vinos, simples y amenos. Un viaje en el tiempo y una nueva mirada sobre las variedades del este mendocino, otra cara de la vitivinicultura argentina.

Vino tinto con aromas a frutas rojas como la guinda fresca madura, hierbas secas y romero. En boca combina taninos amables y frutados con una marcada acidez. Un estilo moderno para reinterpretar la tradición.

 

VIÑEDOS:

Viñedos origen: Rivadavia, Mendoza.

Altitud del Viñedo: 450 m.s.n.m.

Año de plantación del viñedo: 1940

Densidad de plantación: 3300 plantas por hectárea.

Rendimiento: 7000 kilos.

Conducción: parral.

Manejo del viñedo: orgánico 100%, riego a manto.

Suelos: limosos arenosos.

 

ELABORACION

Variedad: Bonarda, Syrah, Sangiovese, Cardinale, Beiquiñol,

Barebera, Buonamico. Cofermentación del mismo viñedo.

Fecha de cosecha: primera quincena de abril 2019.

Cosecha: manual.

Recepción en bodega: en cajas de 18 kilos.

Maceración: en frio durante 3 días a 10°C.

Fermentación alcohólica: con levaduras autoctónas

durante 22 días a temperatura controladas de 22-23°C en

huevo de cemento sin epoxy.

Fermentación maloláctica: en huevos de cemento por 25

días a 23°C.

Crianza: en huevos de cemento durante 7 meses.

Embotellamiento: enero 2020. Este vino no ha sido

filtrado ni clarificado.

Alcohol: 13,9%

Acidez total: 5.58

Ph: 3.58

Azúcar residual: 1,92

 

NOTAS DE CATA

Vino tinto jugoso y brillante, sin madera pero con buena

textura, taninos suaves y notas de frambuesa y cereza roja.

Temperatura recomendada para consumirlo: 12º-14º C.

Enologos: Héctor y Pablo Durigutti.

 

DESCARGÁ LA FICHA TÉCNICA